arch_ovied

Catedral

La catedral y su ciudad

Sobre la catedral

La catedral de San Salvador, también denominada Sancta Ovetensis, se edificó sobre una primitiva basílica construida por Fruela en honor a este santo. A finales del siglo XIII se comenzó a edificar, bajo el auspicio del obispo don Gutierre de Toledo, esta magnífica construcción gótico-flamígera. Sin embargo, tuvieron que pasar casi tres siglos, hasta pasada la mitad del siglo XVI, para que la construcción del recinto eclesiástico finalizara.

El primer arquitecto de la catedral de Oviedo fue Juan de Badajoz, aunque también se conocen los nombres de los maestros Juan de Candamo de las Tablas y Pedro Bunyeres. Éstos son los artífices de la planta de cruz latina sobre la que se asienta este edificio que posee tres naves. La mayor de ellas, de 10 metros de ancho, tiene mayor altura que las otras dos y posee grandes ventanales de arco elíptico. Las otras naves tiene 6 metros de ancho.

En cuanto a la cabecera, la catedral conserva su capilla mayor con un tramo rectangular y un ábside pentagonal. Algunos de los elementos principales de la estructura son la girola renacentista de cinco capillas radiales, que se construyó en el siglo XVII, y su retablo renacentista -uno de los mayores de España- que fue construido por Giralte de Bruselas y Juan de Balmaseda.